Se amparan militares que participaron en homicidio de Jessica

    Chihuahua— Los seis elementos de la Guardia Nacional (GN) que permanecen en prisión preventiva dentro de una cárcel militar en la ciudad de Mazatlán, Sinaloa, vinculados a proceso penal el pasado 30 de octubre por el asesinato de Jessica Estrella Silva Zamarripa, de 36 años, y donde resultó herido su esposo, Jaime Torres Esquivel, promovieron un amparo en contra de dicha resolución emitida por el juez de Distrito Javier Antonio Mena Quintana.

    Abogados de la familia informaron a El Diario que recibieron la notificación de los juzgados federales, por lo que el plazo de dos meses para el cierre de la carpeta de investigación quedó suspendido, hasta en tanto se resuelva el juicio de garantías.

    El abogado Carlos Leyva, quien representa jurídicamente a la familia de Jessica Silva, quien perdió la vida en el ataque sufrido por elementos de la GN el pasado 8 de septiembre en la ciudad de Delicias, indicó que “aún no sabemos cuándo será la audiencia inicial, pero a mi ver no sería próximamente, ya que los elementos presentaron amparo en contra de la vinculación a proceso”.

    Agregó que están a la espera de la notificación correspondiente, “pero entonces necesita primero resolverse el amparo”, expresó.

    Los vinculados 

    El juez Mena dictó la vinculación a proceso por el delito de homicidio calificado y homicidio en grado de tentativa únicamente al sargento segundo Bernabé L., quien fue el que hizo los disparos a la pareja de civiles con su fusil de asalto.

    En el caso de los otros cinco coacusados, el teniente de infantería José Luis F., el cabo conductor Omar A., el cabo Rubén L., la soldado Jaqueline R., y la soldado Nayeli S., quedaron también sujetos a proceso penal pero exclusivamente por delitos contra la administración de justicia.

    Dentro de la causa penal federal número 231/2020, por los hechos suscitados en la presa “La Boquilla”, el juzgador impuso el 26 de octubre del presente año la prisión preventiva a los militares involucrados y autorizó su traslado a la cárcel militar de Mazatlán.