Diputados aprueban ley “antichancla”

Legisladores federales de las comisiones de Justicia y de la de Derechos de la Niñez y Adolescencia, aprobaron un dictamen para prohibir el castigo corporal y humillante a los menores de edad, como método correctivo o disciplinario.

El documento fue avalado con 43 votos a favor, 19 emitidos por la Comisión de Derechos de la Niñez y Adolescencia y 24 por la de Justicia y reforma diversas disposiciones de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes para prohibir que la madre, padre o cualquier persona que ejerza la patria potestad, tutela, guarda, custodia y crianza de niños y adolescentes, utilice humillaciones, golpes o castigos corporales como forma disciplina.

Dicha minuta, también plantea que los menores tendrán derecho a recibir orientación, educación, cuidado y crianza de su madre, su padre o de quienes ejerzan la patria potestad, tutela, guarda y custodia, así como de los encargados y personal de instituciones educativas, deportivas, religiosas, de salud, de asistencia social, sin que sean víctimas del castigo corporal o trato humillante.

La diputada Rosalba Valencia Cruz (Morena), presidenta de la Comisión de Derechos de la Niñez y Adolescencia, explicó que la prohibición del castigo corporal debe ir acompañada del desarrollo y aplicación de un sistema de justicia que prevenga medidas alternativas a la privación de la libertad o la separación para los casos detectados.

A su vez, María del Pilar Ortega Martínez (PAN), presidenta de la Comisión de Justicia, dijo que, de acuerdo con la Secretaría de Salud, tan sólo en el mes de enero de 2020 se registraron 11 mil 937 casos de violencia infantil, por lo que este dictamen busca terminar con la normalización de la violencia contra niñas, niños y adolescentes, la cual estaba escondida en una concepción equivocada de la disciplina y educación.

La coordinadora parlamentaria del PRD, diputada Verónica Beatriz Juárez Piña resaltó que el propósito de este dictamen es contribuir a que se garantice que niños y adolescentes tengan una vida libre de violencia.

Subrayó que el castigo corporal por parte de los padres o tutores para corregir y disciplinar es una práctica que tiene como consecuencia daños físicos y psicológicos.

Mariana Rodríguez Mier y Terán, diputada del PRI, celebró la aprobación del documento y expresó que la propuesta marca un antes y un después en la cultura de la educación hacia las niñas, niños y adolescentes.