9.4 millones de hogares, con rezago en servicios básicos

El Presidente López Obrador aseguró que los programas de construcción contribuyen a la reactivación económica frente a la COVID-19. Hasta ahora, las dependencias encargadas del sector han desplegado estrategias de vivienda que generaron 80 mil 048 empleos directos y más de 120 mil empleos indirectos.Más de 9 millones de viviendas en el país presentan un rezago en los servicios básicos. El Gobierno federal busca combatir, con programas del Infonavit, Fovissste, la Sociedad Hipotecaria Federal, la Sedatu y la Comisión Nacional de Vivienda. “Viviendas nuevas y el mejoramientos y ampliación de inmuebles son las acciones que la mayoría de los mexicanos requieren para solventar estos problemas”, expuso Román Meyer, titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).
En la conferencia matutina del Presidente Andrés Manuel López Obrador, Meyer aseguró que de 34 millones de viviendas en México, 9.4 millones tienen algún rezago, el 79 por ciento de estos por la presencia de materiales de construcción precarios; 2 por ciento en drenaje; y el 19 por ciento en el hacinamiento.
El titular de a Sedatu explicó que el 72 por ciento de los hogares con rezago habitacional no son derechohabientes, por lo que la dependencia a su cargo desplegó 363 mil 855 acciones de autoproducción de vivienda, que derivó en la derrama de 21 millones 931 mil 173 pesos.
El Presidente López Obrador señaló que la corrupción del período neoliberal derivó en autorizaciones para la construcción de viviendas en zonas de riesgo y lejanas a los centros de trabajo. Al respecto, Román Meyer aseguró que hay 650 mil viviendas abandonadas, un estimado similar a la zona metropolitana de Puebla.
Dijo sobre los programas de construcción de la Sedatu, e Infonavit y Fovissste que, además de atender a la población, generan empleos y contribuyen a la reactivación económica. Señaló esta rama de la industria, al emplear una gran cantidad de personas como mano de obra “reactivan la economía desde los pueblos y municipios”.

“Nos están ayudando para enfrentar la crisis, el que se fortalezca el consumo que haya ingresos y que se creen empleos formales e informales”, aseguró el Jefe del Estado mexicano.

Los avances en los programas de vivienda a nivel nacional colaboran con la recuperación económica del país, aseguró el mandatario federal. “Nos está ayudando mucho para enfrentar la crisis, el que se fortalezca el consumo, que haya ingresos y que se estén creando empleos”, dijo.
Agustín Rodríguez, vocal del Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Fovissste), informó que desde el 7 de diciembre dará inicio el programa para convertir los montos de los créditos de Unidades de Medida y Actualización (UMAs) a pesos como respuesta a una demanda social.
Carlos Martínez, director del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), aseguró que cerca de 300 mil trabajadores solicitaron prórrogas para el pago de sus créditos durante la crisis dela COVID-19. Además, en lo que va del año, se han entregado 415 mil 652 créditos en mil 382 municipios, lo que dejó una derrama económica de 185 mil 306 millones de pesos.
El Infonavit informó que, además de los créditos de compra de vivienda, tiene otras dos modalidades de créditos: de Mejora de Vivienda, con un máximo de 125 mil pesos con un plazo de pago de hasta 30 meses; y el de autoconstrucción, con un máximo de 528 mil 230 a un plazo máximo de 10 años.
En total, el Infonavit desplegó 124 mil 592 acciones de vivienda; el Fovissste 5 mil; y la Sociedad Hipotecaria Federal 45 mil 865, acciones de vivienda. Sobre los programas de mejora de vivienda, la Sedatu y la Comisión Nacional de Vivienda, conglomeran tres acciones en 225 municipios de 17 entidades: el Programa Nacional de Reconstrucción; el Programa Emergente de Vivienda; y el Programa de Vivienda Social.
El Presidente López Obrador señaló que la corrupción del período neoliberal derivó en autorizaciones para la construcción de viviendas en zonas de riesgo y lejanas a los centros de trabajo. Al respecto, Román Meyer aseguró que hay 650 mil viviendas abandonadas, un estimado similar a la zona metropolitana de Puebla.