Van cinco muertos en la DSPM desde 2018

    De manera periódica en los separos de la Dirección de Seguridad Pública Municipal (DSPM) mueren personas que ingresan por diferentes causas, en muchos de los casos luego de haber consumido alcohol o drogas. En los últimos dos años se han presentado cinco casos de muerte en las comandancias sur y norte.

    El más reciente de los decesos data del pasado sábado 21 de noviembre, cuando un hombre de 66 años, identificado como Carlos V.E., perdió el equilibrio y cayó desde su propia altura, golpe que como consecuencia le provocó el desnucamiento, causa oficial de muerte, de acuerdo al reporte de las autoridades.

    El pasado 17 de junio, un hombre de 58 años perdió la vida cuando se encontraba al interior de uno de los separos. La DSPM informó a través de un comunicado de prensa, que el hombre se llamaba Felipe de Jesús M. M, quien ingresó a las 09:34 horas por solicitud de un ciudadano, ya que se encontraba dormido al exterior de un lavado de autos de la avenida Pacheco, por lo cual, agentes procedieron a brindarle un espacio individual.

    De acuerdo a la dependencia, al momento del ingreso presentaba aliento alcohólico, su estado de salud se complicó en la celda y a pesar de las maniobras de primeros auxilios que le brindaron, murió durante la mañana y aún no se oficializan las causas de la muerte.

    El 20 de enero de 2020, Arturo Alonso A.C., de 48 años, murió al interior de la Comandancia Sur. Fue detenido en la colonia Cerro de la Cruz e ingresó con una evidente intoxicación alcohólica. Luego de ingresar a la celda se durmió para ya jamás despertar, los policías no pudieron animarlo y se presume como causa de muerte la congestión alcohólica.

    La muerte de Leopoldo Eduardo Soto Cortés, de 48 años, exagente de la Policía Ministerial arrestado el 18 de abril de 2019 por un reporte de violencia familiar, generó gran indignación en la opinión pública.

    Cinco elementos de la corporación fueron detenidos por presunto homicidio, pues la necropsia reveló que la víctima llegó muerto a la Comandancia Sur, por causa de asfixia mecánica por estrangulamiento al momento de la detención.

    El 26 de abril de 2019, los cinco agentes de la Policía Municipal acusados de homicidio, fueron puestos en libertad, luego de que la Juez de Control no encontrara elementos para vincularlos a proceso.

    El 21 de octubre de 2018, un hombre de 28 años de nombre Miguel Ángel Arellanes, perdió la vida al interior de los separos luego de ingresar a las 07:40 horas por petición de sus mismos familiares, luego de ocasionar molestias en su domicilio.

    El detenido se encontraba en estado de intoxicación y durante la mañana de ese domingo su estado de salud se complicó de manera repentina y murió. Familiares denunciaron que el cuerpo presentaba huellas de violencia, a pesar de que al entrar no llevaba ningún golpe visible.

    Estos sucesos son hasta cierto punto comunes a lo largo de los años, pues al consultar archivos periodísticos se encuentran casos casi todos los años, como el ocurrido en enero de 2014, cuando Luis T.P., de 31 años ingresó a los separos de la Comandancia Sur en evidente estado de intoxicación, cuadro que se complicó hasta provocar la muerte por no recibir la atención debida a tiempo.