Ausencia de pastizales genera pérdida de especies en Guerrero

    Cd. Cuauhtémoc, Chih.- La pérdida de pastizales en el municipio de Guerrero ha provocado que en este momento ninguna especie sea característica de los valles. Actualmente viven en las zonas montañosas especies como el venado cola blanca, el jabalí y el guajolote silvestre.

    La falta de pastizales ha provocado también la pérdida de especies que eran características de la zona como el búfalo y el berrendo. Otra sentida ausencia es la del pájaro carpintero imperial, que necesitaba troncos muy gruesos para anidar, y al no encontrarlos se extinguió.

    De acuerdo con el maestro José Manuel Ochoa Barraza, esto se deriva de que a los pastizales no se les considera un ecosistema natural. La falta de preservación ha causado además que el agua de lluvia corra sobre la tierra y se vuelva “chocolatosa”, generándose la pérdida de suelo, pues de haber pastizal se preservaría el agua, se alimentarían los mantos freáticos y de paso la fauna silvestre.

    Ochoa Barraza nació en el pueblo de Pascual Orozco, Guerrero, es egresado de la Facultad de Zootecnia, y en el marco de los festejos revolucionarios en su novena edición, en esta ocasión de manera virtual, ofreció la conferencia “Historia de la fauna en los valles. Importancia de la fauna silvestre para la subsistencia de la gente en la cuenca del Papigochi”.

    “Los valles, compuestos por pastizales, son zonas particularmente planas. Lugares con suelos muy profundos. Tiene ciertas características biológicas muy importantes. Son los lugares más productivos por la riqueza de sus suelos, por la humedad que guardan, por la cercanía a ríos y cuerpos de agua como lagos y lagunas. La vegetación en estos sitios es más productiva y por ende la fauna está asociada más fuertemente”, explicó.

    El Maestro comentó que como sociedad nos hemos apropiado de estas zonas para asentamientos, carreteras o agricultura, alejando a la fauna. Particularmente en los estados del norte los valles han sido utilizados para la siembra de alimento para ganado, debido a que no se les considera ecosistema natural y no hay esfuerzos por preservarlos.