Ordenan a cementos de chihuahua pago de 50 mdd por faltar a acuerdo

    Compañía de Inversiones Mercantiles (CIMSA) ganó el conflicto a Grupo Cementos Chihuahua (GCC), luego que la Corte de Apelaciones del Décimo Circuito confirmó la decisión de un Tribunal de Colorado, Estados Unidos, quien reconoció el laudo arbitral de 36 millones de dólares más intereses, por lo que deberá pagar casi 50 millones de dólares.

    Esta resolución se dio el pasado 17 de agosto de 2020, por lo que la instancia norteamericana reconoce una falla por parte de la empresa mexicana. De esta forma la Corte de Apelaciones del Décimo Circuito confirmó no solo lo dictaminado por el Tribunal de Distrito, sino el laudo arbitral amparado en la Convención de Nueva York.

    De tal manera que México al ser parte de este acuerdo internacional, debe respetar y hacer cumplir los laudos arbitrales extranjeros.

    El litigio que comenzó hace nueve años entre GCC con CIMSA concluyó al determinar que la empresa mexicana tiene que pagar por haber incumplido un acuerdo de accionistas.

    El comienzo del conflicto legal

    El conflicto legal entre la empresa boliviana CIMSA y Grupo Cementos de Chihuahua comenzó en 2011 al interior de la Sociedad Boliviana de Cemento (SOBOCE), cuando la empresa GCC, de manera unilateral, sin previo aviso y violó el derecho de preferencia acordado por los accionistas de GCC y CIMSA.

    La empresa mexicana vendió el 47.02 por ciento de sus acciones al Consorcio Cementero del Sur (CCS).

    El incumplimiento del acuerdo de accionistas de GCC y CIMSA incurrió en graves responsabilidades y daños, por lo que, en 2013 el Tribunal Arbitral dictó un laudo a favor CIMSA. Para 2015, la demanda de CIMSA tuvo como resultado un laudo final de daños por 36.1 millones de dólares más intereses. CIMSA en 2018 llevó el caso ante un juez de Denver, Colorado, para que reconociera el laudo arbitral y diera continuidad al procedimiento legal.

    El 25 de marzo de 2019, el juez de la corte en Colorado confirmó los laudos de Responsabilidad y de Daños que estableció el Tribunal Arbitral en septiembre de 2013 y abril de 2015 respectivamente.

    La confirmación del laudo final de Daños por parte de la Corte de Apelaciones del Décimo Circuito en Colorado, agotó prácticamente todas las instancias de apelación para GCC, por lo que esta empresa, que estaba obligada originalmente a pagar 36.1 millones de dólares, más intereses, es decir, casi 46 millones de dólares, como resultado de su insistencia en judicializar el caso y no acatar los dictámenes del arbitraje internacional, que en todas las instancias le ha sido desfavorable.