México no avanza en erradicar la violencia de género: Amnistía Internacional

Amnistía Internacional aseguró que el Estado mexicano no ha realizado avances sustantivos en la atención y procuración de justicia de la violencia de género, principalmente en los delitos de feminicidio y desaparición de mujeres y niñas. 

La organización advirtió que en México también se ha observado poca eficiencia para mejorar el mecanismo de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM).

El movimiento envió una serie de recomendaciones al Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer de la ONU (CEDAW, por sus siglas en inglés), enfocadas primordialmente a exigir la implementación de políticas públicas que permitan una vida sin violencia hacia las mujeres en el país. 

“Si bien Amnistía Internacional reconoce el interés de las autoridades para avanzar en la protección de los derechos humanos de las mujeres y niñas, hace notar que los problemas en el diseño e implementación de políticas públicas, así como en la asignación de recursos y el excesivo uso del derecho penal, han mermado la capacidad del Estado mexicano para lograr cambios reales”, criticó la ONG.

AI explicó que, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), de 2015 a 2018 han sido asesinadas 12 mil 378 mujeres y únicamente se dictaron 407 sentencias condenatorias por delitos de feminicidio

Sobre las desapariciones forzadas en el país, se recomendó al Estado mexicano agilizar la búsqueda de las mujeres y niñas desaparecidas. 

El movimiento advierte que la desaparición de personas en México es alarmante. El Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO) reportó 75 mil 60 personas desaparecidas y no localizadas, en el periodo del 15 de marzo de 1964 al 4 de septiembre de 2020. De ellas, 18 mil 772 son mujeres.

Amnistía Internacional alertó que, a la fecha, el gobierno mexicano tiene activos 21 protocolos de Alerta de Violencia de Género, sin embargo, no se observan cambios sustanciales en la disminución de la violencia feminicida.